FUNDAMENTACIÓN FILOSÓFICA

El paso de ser humano a ser sujeto implica el desarrollo sostenido de procesos de aprendizaje y formación que contribuyan a la profunda construcción de una identidad propia y de una capacidad de decidir y asumir la propia vida, de manera progresiva y paulatina, según la edad de quien aprende. Esta propuesta de sujeto constituye el motor referencial, la definición orientadora de los esfuerzos permanentes de nuestra comunidad educativa. Así, asumimos que el ser humano al que  pretendemos alcanzar en cada una de las personas que componen nuestra comunidad, se caracteriza de la siguiente manera:

  • Persona que cree, practica y ejemplifica valores relativos al desarrollo pleno, armónico y digno de todo tipo de intercambio y encuentro con sus semejantes y con el entorno natural, que respeta y promueve la vida.
  • Persona política y de derechos humanos (que conoce, practica y defiende los derechos humanos, desde una comprensión profunda y crítica de sus distintas realidades y mediante sus diferentes participaciones comunitarias, sociales y políticas).
  • Persona de discernimiento como modo de acción crítica y reflexiva.
  • Persona viva y plena, emocionada, interesada y comprometida con todas las posibilidades que la vida le ofrezca, o pueda construir para hacer del mundo, un lugar de dignidad, paz e igualdad.
  • Persona sana (física, emocional, socialmente).
  • Persona capaz, productiva, informada pero al mismo tiempo formada integralmente para el uso de sus capacidades, habilidades y conocimientos, al servicio de los valores y principios que orientan su vida personal y social.
  • Persona con una identidad propia, construida desde y para su propia realidad e intereses.
  • Persona enraizada en una profunda experiencia de Dios, Padre y Madre, y en los valores del Evangelio.

 

FUNDAMENTACIÓN TEOLÓGICA

Nuestro proyecto educativo se funda y alimenta en una espiritualidad cristocéntrica asumida por las comunidades educativas de las O.C.J. Son cinco los elementos orientadores que contribuyen a definir y clarificar esta espiritualidad:

    • El Reino de Dios anunciado y vivido por Jesús
    • Jesús como modelo de vida: Amigo, compañero, revelación del Amor de Dios- “Jesús, nuestro único guía".
    • La espiritualidad de Luisa Teresa, fundadora del Instituto O.C.J. con sus principales signos distintivos: Oblación (entrega), amor y unidad, teniendo como guía a Jesús, como centro la Eucaristía y como modelo a María.
    • Iglesia, Pueblo de Dios: iglesia apostólica, profética, comunitaria y constructora del Reino de Dios.
    • Catequesis liberadora: significa asumirla como proceso de   encuentro con Jesús vivo que nos llama a vivir desde los valores del Reino.

La ejemplaridad de Luisa Teresa de Montaignac (1820-1885) nos lleva a asumir como valores misionales del colegio que emanan del Corazón de Jesús:

sagrado CJ

 

 

FUNDAMENTACIÓN PEDAGÓGICA

Contextuales:

  • Aprendizaje significativo (aprender desde la vida y para la vida) vinculado con contexto familiar, comunitario, nacional y global.

Individuales:

  • Formación humana integral enmarcada en valores y en espiritualidad de las ocj
  • Desarrollo de competencias: cognitiva, procedimental, actitudinal.
  • Aprendizaje basado en la criticidad y en el desarrollo del pensamiento autónomo.

Sociales:

  • Aprendizaje cooperativo fundamentado en la unidad y la solidaridad.
  • parendizaje con atenación y respeto a la diversidad.
  • aprendizaje dialógico basado en el amor y la sencillez.