Oblatas del Corazón de Jesús (OCJ)

luisa-teresa

En el siglo XIX, una época de crisis, cambios y búsqueda, nace y crece Luisa Teresa de Montaignac, en el Havre de Grace, puerto de Francia, el 14 de mayo de 1820.

Luisa Teresa de Montaignac (Francias, 1820-1885) fundó el Instituto de las Oblatas del Corazón de Jesús para responder a las necesidades de su pueblo que sufría las consecuencias de la Revolución Francesa, pues a pesar de los beneficios que trajo a Francia y al mundo, sumió a la sociedad francesa en la indiferencia religiosa, fruto de un racionalismo y ciencia consagrados como absolutos. Ella se unió a cristianos audaces que se esforzaban por impregnar de valores evangélicos a ese mundo en plena evolución. Todas las obras que realizó y las diversidades de servicios, fueron planificadas en su lecho de enferma, ya que tempranamente sufrió una afección ósea.

Su auténtica devoción al Corazón de Jesús fue la fuente de fortaleza que le permitió convivir con el dolor, aceptar y superar sus limitaciones, contribuyendo a la construcción del Reino de Dios en la tierra. Su vida fue un testimonio claro de la ternura de Dios.

Luisa Teresa heredó al mundo una familia religiosa constituida por personas que sienten el llamado a la Oblación por el Corazón de Jesús: el Instituto de las Oblatas del Corazón de Jesús.

Esta familia está integrada por:

Oblatas Seculares: mujeres solteras o viudas que sienten el llamado a la Oblación, pronuncian los votos de pobreza, castidad y obediencia y viven este compromiso en su medio de vida según sus Estatutos.

Oblatas Religiosas: mujeres llamadas a vivir la Oblación, pronuncian los votos de pobreza, castidad y obediencia y viven en comunidad según sus Constituciones.

Oblatas Afiliadas y Hogares Afiliados: mujeres viudas o solteras, así como también matrimonios que sienten el llamado a la vida de oblación. Este compromiso se encuentra en su vida conyugal, familiar, social, eclesial, en las diversas relaciones y todas las formas de intercambio fraternal que testimonian una vida inspirada por el Evangelio en unión con las Oblatas Religiosas y las Oblatas Seculares. Viven este compromiso según sus Orientaciones de Vida.

El trabajo de la familia de las Oblatas del Corazón de Jesús es de carácter multiforme y se esfuerza por responder a las diferentes necesidades: Educación, Salud, Catequesis, Grupos Juveniles, Animación Parroquial, Formación, etc.

La Casa General se encuentra en París, Francia, y el equipo que anima la vida y misión del Instituto está integrado por la Superiora General y tres Consejeras Generales. La Consulta, integrado por una Oblata Religiosa, una Oblata Afiliada y una Oblata Secular, apoya el trabajo que realiza la Superiora General.